Nuestra Oficina

Calle 10 A # 34 11 Hotel Diez Categoría, oficina 4014

WhatsApp

+57 318 5324130

TEORÍA DE LA IMPREVISIÓN EN LA CONTRATACIÓN ESTATAL

A raíz de los acontecimientos generados en el país con relación al COVID-19, muchos contratos estatales se han visto afectados en su equilibrio económico, el cual se debe mantener a lo largo de la ejecución del mismo, conservando el rigor de las prestaciones celebradas al inicio del contrato. Existen entonces aleas que me alteran de manera excepcional condiciones económicas, es por esto que hablaremos de la teoría de la imprevisión, para aquellos casos donde se hace más gravosa la ejecución del contrato, pero no imposible de cumplir.

La teoría de la imprevisión es propia de los contratos bilaterales de ejecución sucesiva, se presenta cuando existen circunstancias extraordinarias e imprevisibles que afectan la economía del contrato, estas circunstancias son posteriores al nacimiento del mismo y no impiden su ejecución, pero si representan para el contratista, que el cumplimiento de las obligaciones a su cargo se vuelven excesivamente onerosas, poniéndolo en una situación de grave perdida patrimonial, lo cual conduce a una revisión del contrato por parte de la entidad contratante, con el fin de restablecer el equilibrio económico.
Cabe resaltar que, para que opere la teoría de la imprevisión se deben cumplir una serie de presupuestos que nombramos a continuación:

  1. Se debe tratar de un contrato de ejecución sucesiva.
  2. Debemos estar en presencia de un hecho futuro, imposible de prever en el momento de la celebración del contrato por alguna de las partes.
  3. Debe ser un hecho que afecte de manera grave el equilibrio económico del contrato, no se trata simplemente de la desaparición del beneficio económico.
  4. Los hechos deben ser ajenos a la intención de las partes y las mismas debieron haber hecho todo lo posible por sobreponerlo, mostrando diligencia sin exponerse al mismo.
  5. Finalmente, el hecho imprevisto y excepcional debe ser temporal, puesto de lo contrario, estaríamos hablando de una fuerza mayor que podría dar pie al contratista para solicitar la terminación de contrato.

Un hecho como el descrito de manera anterior, conduciría a la revisión del contrato y al restablecimiento del equilibrio económico en los términos del numeral 1 del artículo 5 de la ley 80 de 1993, el cual establece que por la ocurrencia de situaciones imprevistas que no sean imputables al contratista, el mismo tendrá derecho previa solicitud a que la administración le restablezca el equilibrio de la ecuación económica del contrato a un punto de no pérdida.  Por último, es importante resaltar que no estamos frente a una reparación de daños, porque no hay imputación de daño alguno, lo que existe es una compensación limitada a las perdidas sufridas, sin reconocer la utilidad dejada de percibir.
 
Si requiere asesoría o información relacionada, contáctenos: www.cuadrolegal.com / gianna.negrete@cuadrolegal.com

Scroll al inicio