Los ingresos de muchas sociedades colombianas han disminuido de forma ostensible durante la pandemia por Covid-19.

Lo cual, ha perjudicado a distintas sociedades al momento de reconocer y pagar los dividendos a los accionistas según la forma aprobada en la asamblea general, donde se decretan las utilidades repartibles, la forma y los plazos para el pago; adquiriendo los accionistas el derecho de cobro de los dividendos en las condiciones previstas, y la sociedad la calidad de deudora.

Así las cosas, la Superintendencia de Sociedades, a través del oficio 220-194535 del 26 de septiembre de 2020 manifestó que, pese a las crisis económicas que atraviesan las sociedades no es legalmente posible disponer del pago de dividendos por el máximo órgano social, el representante legal, o la sociedad misma; toda vez que, estos son propiedad de los accionistas, quienes no pueden ser obligados a negociar nuevas condiciones de pago.

Sin embargo, bajo el consentimiento del acreedor (accionista), cuando lo convenga con la sociedad, se puede autorizar la modificación en los plazos y las condiciones establecidas para el pago.

Por otra parte, la entidad aseguró que, cuando las sociedades atraviesan crisis económicas, pueden acceder a los mecanismos ordinarios o extraordinarios de insolvencia, para tratar de normalizar sus créditos en las condiciones y plazos pactados en el acuerdo de reorganización que se suscriba.

Escrito por: Alejandra Cardona Mercado.