La hipoteca inversa ha sido un tema controversial sin lugar a dudas. En el escenario actual, con pandemia por el virus conocido como COVID – 19, la crisis económica que esto ha causado, la crisis de la salud, la inequidad social que ha flagelado al país durante toda su historia y demás complicaciones relacionadas, el gobierno nacional ha tratado de encontrar diferentes soluciones para estos pesares, en ese sentido, ha emitido una gran cantidad de decretos y nuevas posibilidades regulatorias, nosotros como firma de abogados, nos vemos en la necesidad de interpretarlos y explicarlos a la comunidad, para aportar desde nuestro ámbito de conocimiento un grano de arena para la solución de esta situación.

Así pues, vamos a explicar la figura de la hipoteca inversa:

  1. Finalidad y requisitos: Esta es una figura destinada a las personas mayores de 65 y su finalidad fundamental es asegurar que estas cuenten con ingresos suficientes para afrontar, económicamente sus años de vejez, ya sea para complementar su pensión o para acceder en el caso que no lo hayan logrado durante el resto de su vida.
  2. En qué consiste la hipoteca inversa, pues se trata de un préstamo, que se garantiza con una hipoteca sobre un bien inmueble, el cual es de propiedad de los adultos mayores, quienes seguirán viviendo en dicha propiedad, mientras reciben una renta mensual.
  3. Modalidades de renta posibles: se pueden presentar tres formas diferentes de renta, a saber, la renta vitalicia, la temporal y la única, respectivamente significan lo siguiente: ingresos limitados hasta el fallecimiento de los beneficiarios, ingresos limitados por cierta cantidad de tiempo y un monto único o completo entregado en un solo momento.
  4. Acceso a la hipoteca inversa: para acceder a este mecanismo, es importante dirigirse a una entidad financiera que actualmente se encuentre ofreciendo este servicio.
  5. Opciones de los herederos: una vez se consolida el fallecimiento de los beneficiarios de la hipoteca, sus herederos contarán con tres opciones de cara a cancelar la obligación financiera, a saber, podrán pagar la deuda de sus propios recursos, vender el inmueble, pagar la deuda y conservar el excedente si es que este existe y dar el inmueble como parte de pago.

 

Con lo anterior, esperamos que este nuevo instrumento de crédito quede claramente definido y explicado para todas las partes.

 

Por último, quisiéramos permitirnos una licencia en este artículo y presentar una opinión sobre el mecanismo. Tendríamos que decir que el mismo se presenta como necesario, dada la escalofriante cifra mencionada por el ministro durante la presentación del mismo y es que 40% de la población mayor no cuenta con una pensión de vejez.

Ahora bien, nos gustaría que el gobierno encontrará otros mecanismos para solventar el riesgo de una vejez sin recursos, distintos a los de endeudar a su población, de cualquier forma, esperamos que el acceso a este tipo de mecanismos sea mesurado, a conciencia y que las autoridades lo regulen para que efectivamente sea aplicado como respuesta a una necesidad social y no meramente como un negocio para algunas entidades privadas.

 

AUTOR: SANTIAGO PINZON SOSA.