El pago de los intereses de las Cesantías es una de las obligaciones que deben cumplir las empresas colombianas durante el primer mes de cada año. El pago de estos, se constituye en una obligación laboral que consiste en la utilidad sobre el valor total de las cesantías, que deberán pagarse directamente por nómina a los empleados.

Dicha obligación, se encuentra consagrada a través del Decreto 116 de 1976 por el cual se reglamenta la Ley 52 de 1975, en dicha normativa el gobierno nacional les concede este beneficio anual a los empleados del país, y regula taxativamente la forma como debe ser pagado, en que momento, sobre qué porcentaje se debe realizar y las sanciones por no pago del mismo.

Con el fin de evitar y prevenir inconvenientes o sanciones sobre esta prestación, a continuación, encontraran una forma sencilla de entender y cumplir con ella:

¿Cómo se pagan los intereses de las cesantías?

Los intereses a las cesantías se deben pagar directamente al trabajador, a diferencia de las cesantías que si deben ser consignadas a uno de los fondos que se encuentran en el país.

Estos intereses se calculan sobre el 12% anual del valor total de las cesantías, y se toma como un saldo acumulado al 31 de diciembre del año laborado, sin embargo, en el caso de que el empleado no haya laborado el año completo con la empresa, dichos intereses deberán calcularse proporcional al tiempo que trabajó.

Con el propósito de evitar cualquier tipo de equivocación a la hora de realizar esta liquidación, se puede aplicar la siguiente formula, a saber:

(Cesantías acumuladas x días trabajados x 0.12) /360= Intereses a las Cesantías
  • Es importante tener en cuenta que, para calcular estos intereses, previamente debe contarse con el valor que corresponde al pago de las cesantías.
  • En caso de que el trabajador haya laborado el año completo, se establece el valor de 360.

 

¿Cuándo se pagan los intereses de las cesantías?

La ley 52 de 1975 establece el tiempo adecuado para pagarlos dependiendo del caso en el que se encuentre el trabajador:

1° situación: Si se encuentra vigente el contrato de trabajo, los intereses a las cesantías deberán cancelarse como máximo el 31 de Enero de cada año, y se liquidan sobre el saldo determinado hasta el 31 de diciembre del año anterior.

2° Situación: Si el contrato de trabajo se liquida definitivamente, al trabajador junto con la liquidación deberá pagársele los intereses a las cesantías en la fecha de terminación de dicho contrato, lo anterior de acuerdo a lo que establece el artículo 65 del Código Sustantivo del Trabajo.

3° Situación: Si el trabajador solicita un pago parcial de las cesantías, igualmente se deberán pagar, en proporción, los intereses sobre estas y la ley permite que se pueda pagar dentro del mes siguiente del pago de dicha liquidación parcial.

4° Situación: Si la forma de remuneración del empleado es modificada por salario integral, el cual como mínimo corresponde a 10 smlmv, la ley no estipula un plazo determinado, sin embargo, se puede interpretar por lo estipulado en el artículo 132 C.S.T, que estos intereses se pagaran con la liquidación causada hasta fecha del cambio, y esta se podrá pagar al mes siguiente con la nómina que le corresponde por los conceptos liquidados del salario anterior.

 

¿Qué pasa si no se paga a tiempo dichos intereses?

Cumplir con los plazos estipulados por la ley es una obligación de suma importancia para los empresarios, debido a que la ley establece que la sanción por no pago oportuno de dichos intereses corresponde al valor igual de estas y deberán cancelarse de la misma forma, es decir, directamente al trabajador.

Pero sobre esto último, se debe hacer una anotación importante, y es que esta sanción no opera de pleno derecho, es decir, solo por el simple reclamo del trabajador, por el contrario, este deberá acudir a instancias judiciales para obligar al empleador a pagarla, que por lo general será un juez de pequeñas causas laborales quien será el encargado de dirimir el conflicto.

En conclusión, es de vital trascendencia comprender la operancia de esta obligación laboral y sus consecuencias, con el propósito de prevenirlas y así ahorrar el máximo tiempo, dinero y recursos de la empresa, que se pueden optimizar en otros proyectos y metas, para lograr esto es necesario contar con la asesoría adecuada y eficaz de un buen abogado y un buen contador, que de la mano pueden ayudar a dar una adecuada aplicación y cumplimiento de esta obligación con los trabajadores.

 

Por: María Camila Álvarez Castaño

Editor: Santiago Pinzon Sosa